MIEDOS Y MITOS DE LA COMPRA POR INTERNET

Seguramente todos habéis comprado alguna vez por Internet, y en muchas otras ocasiones habréis estado a punto de hacerlo, pero en el último minuto habéis sentido desconfianza, no habéis formalizado la compra y habéis dejado lo que en la jerga de la venta online se llama un carro abandonado. Hace ya más de dos años que lanzamos nuestra tienda online, así que podemos contaros nuestra experiencia desde el otro lado, o sea, vamos a daros nuestro punta de vista como vendedores de cuáles de las cosas que os preocupan no deberían hacerlo tanto, si es mejor pagar de un modo u otro… Empezamos:

  1. La confianza. Este paso es fundamental: llamadnos, enviadnos un correo, comprobad en la web que la tienda existe y está en la calle que decimos… pero, je je, llamar para preguntarnos si el precio que publicamos en la web es por un par de baquetas o por cada baqueta individual es demasiado forzado, ¿no? Nadie vende las baquetas de una en una. En cualquier caso, anécdotas aparte, llamad, nunca os quedéis con la duda de si lo que hay detrás de una tienda online es una empresa real o una panda de caraduras.
  2. El método de pago. Ya estamos hablando de rascarse el bolsillo, o sea, el tema ya se pone serio y, paradójicamente, es el tema más desconocido. El método más seguro es pagar con tarjeta, mucho más que hacerlo por PayPal o transferencia. Pagar con tarjeta funciona así: a Redsys (da igual el banco de qué se trate, todos usan la misma pasarela de pago) desde la tienda online se le envía la información de cuánto hay qué cobrar y qué comercio solicita el cobro, nada más. En ese momento el control pasa a Redsys (esto lo habéis experimentado todos, la estética de la tienda se rompe para cambiar a una página bastante fea como la que se muestra a continuación, donde hay que rellenar el número de tarjeta, la fecha de caducidad, los tres dígitos de detrás…).

    Redsys
    En ese paso los vendedores no somos conscientes de nada, ninguno de los datos introducidos trascienden al vendedor, lo único de lo que nos enteramos es de si el pago ha sido exitoso o no. Y más aún, antes de que el banco autorice a que tu tienda online pueda usar su pasarela de pago te auditan la web, si las Condiciones de compra no le gustan, olvídate. Pagar con PayPal es seguro, pero no comprueban nada, o sea, si me invento que mi empresa se llama Aserejedeje SL lo dan por válido y ya está. Y, encima, las comisiones que cargan al vendedor son abusivas (aunque ésta es nuestra guerra como vendedores, no la de los que estáis leyendo esto).
  3. Los datos personales. Para confirmar a un cliente que el proceso de compra ha sido exitoso, o no, necesitamos un correo electrónico al que mandar esa información. Para que la empresa de mensajería pueda entregar el pedido necesita el nombre del destinatario y su dirección y, por si se encuentra ausente, su número de teléfono para acordar el mejor momento para la entrega. Ésos son los datos que pedimos y, de verdad, ¿creéis que los queremos para otra finalidad distinta que no sea que recibáis el pedido que habéis pagado? Pedimos los datos imprescindibles, no pedimos el NIF para clientes particulares o autónomos ni el CIF para empresas, porque no son necesarios para el envío, y sabemos que el hecho de pedirlos ocasionaría más carros abandonados. Y, de nuevo, llega la paradoja: clientes quejándose de que no enviamos factura sin que nos la pidan, pero ¿a qué NIF o CIF hacemos la factura si no disponemos de ese dato? Por suerte, la solución es fácil: dame ese dato y la factura la tienes un minuto después.
  4. Registrarse o comprar como invitado. Todos estamos hartos de registrarnos en mil sitios y tener que recordar mil contraseñas (bueno, en realidad, aunque no deberíamos, sólo recordamos la misma contraseña que llevamos usando una década y usamos para todo, je je). En cualquier caso, es mejor registrarse, los datos personales que hay que aportar son los mismos, pero, para el vendedor, es mucho más fácil localizar al comprador si se produce alguna incidencia.
MIEDOS Y MITOS DE LA COMPRA POR INTERNET
Etiquetas:                 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *